jueves, 8 de marzo de 2007

MUJERES DE ÁFRICA


La diversidad existente en África nos lleva a desmitificar la idea de que las mujeres de este continente forman un colectivo homogéneo. Cada región posee características propias e incluso dentro de la misma región hay diferencias. No obstante, es posible analizar globalmente su situación con cierto rigor, siempre y cuando lo hagamos desde la división entre la zona rural y la zona urbana.
La mujer africana produce, se beneficia y transforma alrededor del 75 % de los alimentos básicos de este continente aunque, paradójicamente, su acceso a la tecnología es inferior al de los hombres.
En muchos casos, ellas son la única fuente de ingresos disponible en la estructura familiar y su doble jornada es hoy algo visible gracias al esfuerzo y la palabra de los movimientos de mujeres y de los cambios acontecidos en el planeta en el siglo XX. Una jornada concebida como invisible, irreal y no productiva antaño.
África Subshariana cuenta con una población de 780 millones de habitantes, de los que las mujeres representan el 52 % y perciben el 28 % de los ingresos. Las africanas, a su vez, representan el 11 % del total de la población mundial femenina. El 9 % de ellas son parlamentarias (en algunos países, como Ruanda, han conseguido ser el 45 %), mientras que el 20 % trabajan como funcionarias, aunque, en general, se ocupan de las actividades con más baja remuneración […]
Sólo un porcentaje mínimo de las africanas embarazadas reciben atención prenatal y alrededor de un 56 % continúan siendo analfabetas. El proceso de escolarización diferencial conlleva importantes desigualdades entre los hombres y las mujeres: en África Subsahariana, es mayor el número de niñas que de niños entre la población sin escolarizar [...]
La trayectoria histórica del continente africano y las necesidades del colectivo han influido en la situación de la mujer: a lo largo de la historia africana, las mujeres han ido ganando y perdiendo espacios de poder […]
Las mujeres africanas, sobre todo las de zonas urbanas, se movilizan y la historia africana ofrece numerosos ejemplos de su movilización al mismo tiempo que de su participación en diferentes contextos […] Reivindicaciones de tipo político, por ejemplo, dieron origen a líderes en el ámbito de los derechos de las mujeres, como la feminista recientemente fallecida en Londres, Adelaide Smith, quien representó uno de los ejemplos más claros del feminismo en el África Subsahariana. Fundó en la capital de Sierra Leona la primera escuela para niñas e impulsó un proceso de concienciación que, en el año 1930, tuvo como resultado la conquista del derecho al voto para las mujeres. Otro caso es el Olive Scheine, sudafricana pionera en las reivindicaciones de los negros, que escribió un ensayo de inspiración feminista, Men and woman, texto de referencia para muchas feministas africanas.
------------------------------------------------------------------------------------

3 comentarios:

MARIA dijo...

LA MUJER AFRICANA IRRADIA UNA FUERZA QUE SIEMPRE ME HA ALUCINADOO. FELICIDADES A VOSOTRAS, MUJERES AFRICANAS!!

Anónimo dijo...

Así es la mujer africana, siempre tirando del carro, las redes, los hijos o lo que sea. Símbolo de lucha, hoy y siempre.
Raquel

Anónimo dijo...

Gracias por vuestro trabajo. Dentro de su sencillez es una labor encomiable.
Os animo a seguir y a que se difunda el blog entre todos nuestros contactos.
Zaragoza